Capítulo II – Pág. 14

Just Canela

Y así era, subió de un saltó a la mesilla del teléfono y se sentó encima de él, sin ningún tipo de ronroneo y sin perder de vista a Pepper.

– Vale, vale… ya lo he pillado, es de Jason, esperaré a que te acostumbres a verme por aquí para que me dejes cogerlo, ¿de acuerdo?

Pufi comenzó a ronronear como si estuviera de acuerdo, pero no se movió de encima del teléfono. Tras cerrar la puerta, Jason fue directamente a la nevera a por una cerveza.

Pepper no sabía muy bien qué hacer. Lo que sí sabía era que iba a dejar lo de deshacer la maleta para luego, estaba demasiado cansada de tener que haber hecho la mudanza tan deprisa.

– ¿Quieres que te haga un té, perdón, una infusión?

– Estaría muy bien.

Se dejó caer en el sofá, respiró hondo y notó como una bola de…

Ver la entrada original 172 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s