.. starfish

Utopías de una libélula

Se pasaba los días sentado, esperando, dejándose llevar por la corriente que lo arrastraba sin intervenir en absoluto. Observaba con paciencia lo que le rodeaba, lo examinaba detalladamente, creaba sus propias historias en su cabeza. Imaginaba situaciones, circunstancias que le eran ajenas y que quizá no sucedieran nunca. Estudiaba los rostros demacrados, las sonrisas radiantes, la debilidad en una cojera o la comodidad de unas deportivas de marca. Sacaba conclusiones sin juzgar, por el mero placer de conocer sin preguntar. Escuchaba en silencio y tomaba notas sobre todas aquellas personas a las que quizá solo viera una única vez en la vida. No quería perderse nada. Deambulaba entre las sombras que se cruzaban en su camino, sin un destino concreto, sólo siendo espectador del mundo que le rodeaba. Y él no necesitaba nada más. Disfrutaba de aquella compañía solitaria, de las personas que lo pasaban de largo pero que dejaban…

Ver la entrada original 202 palabras más

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s