¿Sabes? Sí tengo miedo.

No me da miedo que me mires mal.

No me da miedo que me digas palabras hirientes.

No me da miedo que me grites.

No me da miedo que me pegues.

No me da miedo que me tortures.

No me da miedo que con el filo del cuchillo me deshagas el tejido de mi piel, desde el pubis hasta la garganta.

No me da miedo que hundas tus dedos en la brecha y me abras desde las costillas.

No me da miedo que bañes tus manos en la sangre de mi intestino.

No me da miedo que me retuerzas la bolsa del estómago.

No me da miedo que rasgues despacio mis pulmones.

No me da miedo que me arranques el corazón y lo revientes delante de mis ojos.

No me da miedo que eches sal y limón a los restos.

Si no hicieras nada de eso y me abrieras en canal solamente para admirar cómo funcionan mis órganos, y volvieras a coserme cuidadosamente como si nada hubiese ocurrido…

¿Sabes? Eso sí me da miedo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s