Declaraciones de amor caducadas.

He escrito muchas cosas para ti. Más largas, más cortas, más profundas, más banales… pero para ti. Sí, para ti.

Y sí, todo eran declaraciones de amor.

¿Sorprendido? No lo creo. Tú sabes la verdad, la has visto en mis ojos y en ese perfume que destiñen mis palabras. Parece mentira que todavía no sepas que no quiero dejar de quererte. Es una elección. Es mi elección. Y sé de cierto que, por lo menos, no te ha disgustado.

A veces pienso que tendrás un momento de lucidez y ocurrirá, ni idea de qué, pero ocurrirá. Otras veces pienso que esto es un principio de masoquismo o que me estoy volviendo una jodida conservadora con mis políticas internas. Incluso que son un producto de mi imaginación mis propios sentimientos, vaya usté a saber.

Y te juro y te perjuro que estoy intentando resolver este puzzle, palabrita del niño Jesús. Un ratito al día y se pasa. Y se pasa. Se pasa el tiempo. Y se caduca cuando pasa el tiempo, como los yogures.

Chico, que los hechos son obvios y las palabras sobran, que despiertes, que no es un interés pasajero ni una alucinación, está ocurriendo aquí y ahora.

Así que voy a hacerte la pregunta:

¿Me dejas quedarme contigo un ratito más?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s