Lucy (III)

No. No había llegado hasta ahí para nada. La lluvia, el peso la ropa, su pelo empapado en agua, demasiados relámpagos y truenos. Lucy no tenía intención de abandonar. Dio media vuelta.

Quizá estuviera casada mañana y quizá no le volvería a ver nunca más, quizá no se acordara nunca de ella, pero ¿y todo lo anterior? Estaba claro lo que había que hacer.

Lucy llamó de nuevo a la puerta. Esta vez no tardó. Bajo el marco apareció él de nuevo, sin mediar palabra.

-Sólo hasta que pase la lluvia.

-De acuerdo, no tengo prisa.

-Yo tampoco.

Y con una gran sonrisa puramente cordial, la invitó a entrar mientras le ofrecía té caliente. Lucy miró una última vez al viento que azotaba la lluvia y las ramas antes de que se cerrase la puerta tras ella.

Había decidido empezar de cero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s