Archivos Mensuales: noviembre 2015

Delegar.

Más vale tarde que nunca. Ahora estoy aprendiendo a delegar. Está muy bien hacer las cosas uno mismo porque las haces a tu manera y cuando salen bien te sientes muy orgulloso y realizado.

Pero tú, que eres independiente y autónomo en lo que haces, sabes que las cosas no siempre salen como tú quieres que salgan. En tu afán por hacerlo a tu manera, tienes que tenerlo todo controlado y cuando eso no ocurre, sientes frustración, desazón e incluso fracaso. Nada de eso. Está bien. Sólo tienes que delegar.

Deja de controlar, muchas veces las cosas salen mejor cuando dejamos de hacerlo, y entonces empiezan a seguir su curso natural. Y tú respiras, y otra persona se siente realizada, y el trabajo es mejor. Porque quieres que el trabajo sea mejor, ¿no? Entonces delega.

Saldrán más ideas, más posibilidades, nuevas maneras que mejorarán la eficiencia del trabajo. Y es bueno para ti y para lo que haces.

Delega y respira.

Anuncios

…después de todo, he acabado siendo Titulada en Relaciones a Distancia y Paso del Tiempo por la Real Academia de la Soledad y la Vida. Pero los títulos con según qué personas no valen nada.

La teoría es muy romántica: si los dos quieren, pueden; si el cariño es verdadero da igual el tiempo que pase; la distancia no es un impedimento; la confianza es uno de los pilares básicos en una relación; blabla, blabla.

Yo suspendí las primeras prácticas. Al menos perdí el 95% de los amigos donde he residido siempre. No tenía ni idea de nada, todo estaba mal y todo estaba oscuro, y mientras era atraída hacia una agujero negro los demás se evaporaban en el aire. Todo cuanto conocía había dejado de existir y toda la luz se había apagado. Había que empezar de cero.

Y ahora aquí estoy. El hábito no hace al monje, dicen. Y menos mal, porque ya me estoy volviendo bastante asocial como para acabar siendo antisocial. Con la profesión que tengo, qué vergüenza.

Me he vuelto experta en esto, podría decirse que me está haciendo vieja. Y no me gusta nada. Creo que ha sido la peor carrera que podía haber escogido en Relaciones Sociales, pero lo cierto es que estoy tan especializada que otra cosa sería perder mi tiempo y vida en ello. Ya no me compensan las relaciones cercanas, sería un disgusto tras disgusto tras disgusto, y ya hay muchísimos con distancia de por medio como para acortar km. Qué incomodidad tener que cuidar de tu círculo social. Pero me estoy desviando del tema.

Lo que quiero decir es que no puedo más. Ya me está doliendo quererte más de lo que puedo soportar. Así que perdona a esta valiente su cobardía, pero quiero echar la llave. Te he hecho una copia, por si alguna vez decides pasarte.

Y hablando de titulados, ¿sabes qué ha sido de…