Cadáver Exquisito

Me hubiese ido muy mal si no te hubiese conocido.
Camino de hacer un bonito fiambre.
Demasiada tormenta con demasiado güisqui.
Piloto de la nada, demasiado de todo.
Creyendo que la muerte no me hacía la cama
me subí a los caballos desbocados del hambre.
Hambre de conocer los límites del hombre.

Y Nemo me repetía:
Todos los monstruos no viven en el mar.
Demasiadas películas, demasiados incendios,
demasiados espejos cubiertos por las sábanas.
Mirando a todos lados menos dentro de mí.

Dios sólo necesitó
seis días para escribir el mundo,
yo he necesitado media vida
para aprender a sentarme en la taza del váter.
Procura que el fracaso
no se te suba a la cabeza.

Ángel Petisme

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s