Archivo de la etiqueta: amor

Ser agradecida pero no esclava.

Hoy es uno de esos días en los que se me ha encendido la bombilla. Y madre mía, hacía siglos que no me pasaba.
Llevo muchos años dándole vueltas a lo del agradecimiento, he pensado en intentar describirlo yo misma pero la RAE en ocasiones ayuda bastante:

Agradecer: sentir/mostrar gratitud.

Gratitud: sentimiento que nos obliga a estimar el beneficio o favor que se nos ha hecho o querido hacer, y a corresponder a él de alguna manera.

El caso es que el “agradecimiento” siempre ha sido algo confuso para mí. ¿Cuándo terminas de agradecer algo a alguien? Nadie tiene respuesta a eso.

Hay personas que opinan que es suficiente un favor por un favor, otras que con agradecer el favor que les han hecho es suficiente y otras que, depende del tamaño del favor, ha de ser correspondido de una manera u otra.

Lo interesante es que he pasado por varias situaciones en mi vida y he pasado por estas tres formas de pensar sin decidirme por ninguna, bien por las circunstancias, bien por mi educación, bien por mi experiencia anterior.

Por ejemplo, en la cola del supermercado me ven con un par de cosas y me dejan pasar antes. En este caso, lo fácil es agradecerlo y ya está porque no vas a volver a ver a la señora en tu vida probablemente como para devolverle el favor. Sin embargo, si yo fuera una de esas personas de un favor por un favor, quizá ayudara a la señora a colocar las cosas para ir más rápido o me prometería a mí misma hacer el mismo favor a otra persona para “equilibrar el mundo”. Los que miraran por el tamaño del favor, elegirían una de estas tres opciones en función del tamaño que tuviera para ellos el favor de dejarles pasar delante.

Este caso, a pesar de las distintas opiniones, resulta sencillo de resolver y no crearía demasiado debate porque no hay implicación emocional de ningún tipo con la señora -si es muy mayor se puede sentir ternura, pero no nos desviemos, sigue siendo una desconocida-, ni personal ni laboral -sí, hay implicación emocional en el entorno de trabajo queramos o no, pero eso en otro post-, así que tanto la señora como yo nos vamos a casa y antes de llegar ya se nos ha olvidado la bondad profesada.

Ahora un caso jodido que me tiene loca: una madre que ha criado a su hija con todos sus recursos posibles y de la mejor manera que ha sido capaz. Ya no es tan fácil, ¿eh?

¿Cuándo acaba el agradecimiento a una madre que te ha criado y dado la vida? Y ojo que no he dicho que la madre lo eche en cara ni que se lo recuerde de vez cuando, es más, me gustaría poner de ejemplo una madre deseable, concretamente de las que no te piden nada a cambio de ser madre. Simplemente lo son y quieren lo mejor para ti. Quitad a las madres del “¡Y así me lo agradeces!”, esas saben lo que hacen perfectamente: hacen que estés en deuda con ellas de por vida.

Personalmente, doy gracias de que no sea el caso de la mía. Tiene sus defectos porque es humana, pero es una de esas mamás deseables. Y aún así, los que somos hijos de madres así, sentimos de alguna manera que tenemos que agradecérselo.

Os contaré un secreto muy bien guardado: no le debéis nada a vuestros padres. Hablo en serio, nada. No estáis en deuda con ellos porque os hayan dado de comer, os hayan pagado el colegio ni los estudios -en los casos que así sea-, ni nada de eso. No tenéis que compensarles nada de ninguna manera. Es duro lo que digo, lo sé, suena feísimo, pero así es. ¿Sabéis por qué? Lo hacen porque quieren, porque les gusta vernos felices, y además es su obligación. Lo que oyes. Cuando eres padre/madre tienes la obligación cuidar y mantener sano a tu hijo/hija con los medios que tienes a tu alcance sin esperar nada a cambio. Estáis alucinando, lo sé.

Pero contadme entonces, en caso de deberles algo, ¿qué les deberíais? ¿Reembolsarles todo lo que os han dado? Eso es imposible. ¿Sacar las mejores notas y tener un buen trabajo? Creo que eso te afecta a ti, no a ellos. ¿Cuidarles cuando se hagan mayores? Hay cuidadores y residencias.

Parezco una miserable desagradecida, ¿a que sí?

¿Podríais volver a mirar la definición de la RAE más arriba? ¿Os habéis fijado? Ya sé que pone obligación y corresponder, pero os dejáis la parte importante.

La primera palabra de la definición de gratitud es sentimiento.

No es ni deuda, ni deber, ni reclamación, ni moral. Sentimiento.

Si quiero agradecerles algo a mis padres será porque siento gratitud, no porque les deba nada en absoluto. Sentir que quiero hacer algo por ellos, no que deba hacer algo por ellos. No estoy obligada a sentir agradecimiento, ¿desde cuándo se está obligado a sentir algo que no se siente?

El agradecimiento se trata de amor y no de deuda. Yo a mis padres les agradezco los abrazos, los besos y el amor incondicional durante todos estos años, porque no tenían porqué. Esa es la gratitud que siento y corresponderé como sienta que tenga que hacerlo.

Y así con todas las personas que han pasado y pasarán por mi vida de una manera u otra, en lo personal o laboral, a corto o largo plazo.

Se puede ser agradecida sin ser esclava.

La sexta cerveza.

La gente reía, bailaba y bebía bajo la atmósfera recargada de luz tenue y música de fondo. La sexta cerveza empezaba a ser difícil de sujetar para Jane, a pesar de tener práctica con las cinco anteriores. No había hablado apenas en toda la noche mientras su círculo de amigos bromeaba sin parar sobre el trabajo de Josh, el cual miraba con sorna a cada comentario al respecto siempre sin perder la sonrisa. Josh no estaba especialmente guapo esa noche, podría decirse que ni siquiera lo era, pero a Jane le gustaba. Le gustaba la seguridad con la que parecía hacer cualquier cosa, enfrentarse a las dificultades con aplomo y paciencia, sin perder jamás la sonrisa. Josh había sido siempre su amigo de confianza, ese que consigue arrojar luz en los lugares más oscuros y vacíos de tu existencia, ese que siempre lleva la solución en el bolsillo.

– ¡Dios, Josh! ¡Nos aburres ya con tu trabajo!

– Kyle, si sólo has hablado tú…

– Jajaja, ¡pero siempre de ti! Porque eres cojonudo, ya lo sabes, ¡aunque la chica que te pille va a tener que armarse de paciencia contigo!

-A estas alturas ¿quién querría estar conmigo?

Jane no tuvo muy claro si fue el último trago de cerveza o las risas de sus amigos lo que hizo sonar su voz.

-Eres la clase de chico con el que cualquiera querría despertarse por la mañanas. No veo el problema.

Silencio. En segundo plano quedaron las conversaciones ininteligibles y la música del bar. Kyle y los demás miraban sorprendidos a Jane, incluido el propio Josh, que había quedado mudo por la afirmación tan rotunda. Jane miraba a todas partes en busca de una salida.

-Es la sexta cerveza ya. Creo que me voy a casa.

Entre comentarios sarcásticos y risitas, cogió su abrigo y su bolso y acto seguido se internó en el frío de la calle, esperando encontrar una respuesta válida a lo que acababa de ocurrir. Decidió no pensarlo mucho.

Al fin y al cabo, hay cosas que no se pueden ocultar eternamente.

No lleven a sus hijos al teatro.

No lleven a sus hijos a ver teatro. Se lo digo yo, que soy actriz y profesora de teatro.

En el teatro hablan del amor, del odio, de las injusticias, de los miedos, de los defectos… ¿qué pueden sacar de bueno sus hijos de esto? Nada, ya se lo digo yo. Empezarán tener ideas locas y absurdas y criterio propio, incluso opinión sobre estos temas. Por favor, protéjanles de sí mismos, que son muy pequeños y no saben lo que dicen ni lo que hacen, su deber como padres es mantenerles a salvo en una burbuja excluyente de problemas con los que se topan en su día a día en el colegio. Ya tienen bastante con tenerlos en su vida diaria como para darles herramientas para resolverlos, mucho menos estando unos padres para evitarles ese sufrimiento.

Por supuesto, no les apunten a clases de teatro, válgame el Cielo. ¿Y si empiezan a desarrollar conductas autodidactas o se hacen responsables de sus actos? ¿Y si descubren que pueden afrontar ellos mismos problemas personales? No me quiero imaginar lo desolados que se quedarían ustedes si ya no pudieran cuidar más de su hijo porque ha aprendido a cuidarse solo, dejarían ustedes de ser padres modélicos.

Aléjenlos del teatro contemporáneo, que está lleno de líos, enredos, sexo, muerte, conflictos generacionales, lenguaje vulgar, engaños… Si no pueden evitar que sus hijos vean teatro, al menos que sea un clásico, que enseñe en condiciones.

Llévenles a ver “Romeo y Julieta” de Shakespeare, que es muy famosa, pero en verso, así aprenden cosas cultas y evitamos versiones modernas. Es una historia de amor preciosa llena de intrigas que nada tiene que ver con los temas que plantea el teatro  contemporáneo, que eso es demasiado para sus pequeños. ¿Que los amantes mueren al final? Hombre, a ver, es que no hubiera pasado si les hubieran hecho caso a sus padres, que bien sabían ellos porqué se odiaban entre sí. Cuando el río suena, agua lleva. Es que Romeo y Julieta eran muy jóvenes para entender que el matrimonio de conveniencia era mucho mejor que el que se hace por amor, que los padres sabían que si se casaba con esta otra persona, vivirían más seguros y conservarían su estatus social. Vamos, que si les dejan casarse por amor, les hubiera tocado discutir con la familia del bando contrario, a ver cómo lo hacían: lo mejor evitar problemas. Y el fraile que sale y encima les ayuda… bueno, eso ni es un enviado de Dios ni es nada, ¡que los casa sin consentimiento paterno! Y así les va. La culpa del fraile, que no tenía que haber hecho eso.

Bueno, miren, mejor llévenles a ver “Hamlet”, que eso si es amor por un padre y va hasta dónde haga falta. Mata a alguna persona por el camino, pero es todo por amor a su padre, que no hay nada más bonito que honrar a un padre.

¿Un poco pequeños para ver tragedias? Pues toda la razón, mejor un cuento, que no hace daño a nadie. Prueben con “El sueño de una noche de verano”, que salen hadas, magia y unos chavales jóvenes que… bueno, tápenles los ojos y los oídos cuando salgan los cuatro protagonistas, que hacen intercambios de parejas un poco subiditos de tono. Pero por lo demás muy bien, eh. Todo clásicos de Shakespeare de hace cinco siglos, que antes no se hablaba de esos temas contemporáneos.

Y además este año es el 400 Aniversario de la muerte de Shakespeare, aprovechen para enseñarles a sus hijos valores de verdad en verso para que no los entiendan bien y, de paso, como también es el de Cervantes, leánse “El Quijote”.

Aunque claro, ustedes ya lo habrán leído entero, ¿no?

Sí la hay.

La hay. Sé que la hay. Hay una persona esperando a que aparezcas en su vida para que le hagas feliz con tu saco de imperfecciones, pero que las tengas no quiere decir que ella vaya a ser perfecta, probablemente tenga otro saco igual o peor. Sin embargo, la querrás igual y ella pensará lo mismo de ti: que le encantas. Por tus pequeñas y grandes manías, por tus defectos físicos -¿defectos físicos? Nah…-, por tu cambio de perspectiva constante, por tu inseguridad, por el brillo que te sale en los ojos cuando compartes alguna maldad, por la extrema facilidad que tienes para hacerla reír, por tu pragmatismo, porque siempre escondes algo sorprendente, porque le supones un reto intelectual, por tu paciencia, por la manera en la que la cuidas, por tu vergüenza, por tu cautela con todo, por tu irrefrenable curiosidad, por tus múltiples contradicciones, incluso por tu estupidez. Y estarácontigo cuando estésperdido, y esperaráa que te encuentres para seguir estando ahícuando ya lo hayas hecho, para hacerte mejor persona, para guiarte y acompañarte en tu soledad, para cuando sientas que no puedas más y quieras tirar la toalla de una puñetera vez, para cuando tengas miedo de empezar algo grande, con tus milonesde dudas a pesar de la ilusión que te embarga. Estará ahí. Ni se lo pensará. Te querrá con todo y sin nada. Esa persona existe y te estará esperando en algún lugar dispuesta a compartir su vida contigo. Sí la hay.

Y si no, seguiré aquí.