Archivo de la etiqueta: Babi Schofitz

Quiero hacer cine contigo.

Quiero hacer cine contigo.

Necesitaríamos varias tomas, seguro.

Quiero hacer cine contigo.

Sentir el calor del foco mientras interpreto mi parte

y verte en el siguiente plano de cámara reaccionando.

Quiero hacer cine contigo.

Que lloremos y un minuto después riamos,

porque el “acción” y el “corten” son razones suficientes

para hacer lo que hacemos.

Quiero hacer cine contigo.

Que la banda sonora sea nuestro silencio

con las cuerdas de tu violín tensas

mientras vacío mi aire en un gemido

y los latidos percuten en nuestro pecho.

Quiero hacer cine contigo.

Y que un polvo sea el mejor efecto especial

y montar plano a plano el argumento

y que no podamos elegir la mejor fotografía

y que lo mejor no esté en el tráiler

y que contemos el making-off a nuestros amigos.

Pero todo eso tendrá que esperar

si todavía no está escrito el guión

y sólo tengo montada mi propia película.

Babi Schofitz.

Anuncios

Cuando me tocas.

Do.

¿Dónde estás?

Dominas mis pensamientos día y noche.

Re.

¿Recuerdas nuestra primera vez?

Recorrías mi alma desnuda con tus ojos.

Mi.

Mírame otra vez.

Mi respiración se agita y entrecorta cuando lo haces.

Fa.

Facilítame el camino hasta tu cama.

Familiarízate con mi olor.

Sol.

Solamente te necesito a ti para aguantar esta primavera.

Soluciona mi necesidad de treparte por las sábanas.

La.

Lameré tu excitación hasta aliviarla.

Lascivia es el lenguaje que entiende mi cuerpo cuando te toca.

Si.

Si me preguntas qué quiero no esperes más respuesta:

Sí, quiero escalarte hasta la octava más alta.

Babi Schofitz.

Me encanta esta mujer, ojalá que se atreva a publicar pronto, ¡yo te apoyo y te animo a ello, Babi!

Tu llegada.

El mundo me avisa de tu llegada,

con letreros de fábricas, con carteles de tiendas,

con nombre de apóstol, con situaciones paralelas.

El mundo me avisa de tu llegada,

con sutilidad, con delicadeza,

con premeditación y alevosía.

El mundo me avisa de tu llegada,

sin reloj, sin remedio,

sin cura y sin confesión.

El mundo me avisa de tu llegada,

no, no me avisa,

me advierte y se divierte.

El mundo se confabuló en su día

para que ahora des vueltas en mis pensamientos,

en mi cabeza, en mi cerebro,

en mis neuronas, en mis células,

en mi retina, en mi ventrículo,

en mi entrepierna, en mis labios,

en el nudo de corbata que

me haces llevar al cuello.

El mundo me avisa de tu llegada,

el mundo se confabuló en su día.

El mundo es un poco hijo de puta.

Babi Schofitz.