Archivo de la etiqueta: comunicación

Flores.

Código 1.0.4.2: Estableciendo conexión con el sujeto.

Código 1.0.4.3: Conexión permitida.

Descargando información. Por favor, no se desconecte.

9ab13e72a8e181e1c4fc342c32dfb3a6

Hay gente que ha hecho el esfuerzo de trasladarse; yo adapto mi trabajo a los intereses de la mayoría, me trago horas de viaje y lo pago en salud y económicamente, ¿por qué un esfuerzo vale menos que el otro?

planta-pensamiento-flor-cuidados

¿Es que hay decisiones válidas y decisiones erróneas? ¿Las válidas son las del gusto o intereses de la mayoría? Que yo sepa cada uno tiene derecho a tomar decisiones sobre sí mismo y a que sean respetadas. Si son buenas o malas es un juicio personal.

Pensamientos_05_3D

No sólo no se me apoya sino que en alguna ocasión se me induce a rectificar mi decisión. Es como si a una persona que ha decidido vestirse de gótica se le dijera “Lo de ir de gótica para una temporada está muy bien, pero a ver cuando te vistes normal como los demás.”

pensamiento-by-Viverosalegre

Económicamente ya lo estoy pagando, no me lo hagáis pagar psicológicamente.

imagen-93

Y pienso en todo esto y ni siquiera estoy enfadada, simplemente me siento sola. Porque si ahora que la situación es difícil de llevar no tiene importancia porque “es temporal”, la importancia será la misma cuando ya no haya kilómetros de por medio porque “será definitiva”. Si se supone que soy igual de importante que los demás, da igual las circunstancias mientras cumpla, ¿no?

pensamiento-azul

Siento que siempre encuentro la solución para todos y nadie la encuentra para mí. Si no nos cuidamos entre nosotros como la familia que somos, ¿cómo vamos a sacarlo adelante?

Pensamiento 01

“Una vez escuché un chiste. Un hombre va al médico. Dice que está deprimido. Dice que su vida parece dura y cruel. Dice que se siente solo en un mundo amenazador donde lo que yace adelante es vago e incierto. El doctor dice que el tratamiento es sencillo. El gran payaso Pagliacci ha venido a la ciudad. Vaya a verlo esta noche, con eso se animará. El hombre empieza a llorar:

-Pero, doctor… Yo soy Pagliacci.

Buen chiste. Todos ríen. Redoble de tambor. Telón.”

Rorschach, Watchmen.

Código 0.0.0.0: Conexión finalizada.
Anuncios

No lleven a sus hijos al teatro.

No lleven a sus hijos a ver teatro. Se lo digo yo, que soy actriz y profesora de teatro.

En el teatro hablan del amor, del odio, de las injusticias, de los miedos, de los defectos… ¿qué pueden sacar de bueno sus hijos de esto? Nada, ya se lo digo yo. Empezarán tener ideas locas y absurdas y criterio propio, incluso opinión sobre estos temas. Por favor, protéjanles de sí mismos, que son muy pequeños y no saben lo que dicen ni lo que hacen, su deber como padres es mantenerles a salvo en una burbuja excluyente de problemas con los que se topan en su día a día en el colegio. Ya tienen bastante con tenerlos en su vida diaria como para darles herramientas para resolverlos, mucho menos estando unos padres para evitarles ese sufrimiento.

Por supuesto, no les apunten a clases de teatro, válgame el Cielo. ¿Y si empiezan a desarrollar conductas autodidactas o se hacen responsables de sus actos? ¿Y si descubren que pueden afrontar ellos mismos problemas personales? No me quiero imaginar lo desolados que se quedarían ustedes si ya no pudieran cuidar más de su hijo porque ha aprendido a cuidarse solo, dejarían ustedes de ser padres modélicos.

Aléjenlos del teatro contemporáneo, que está lleno de líos, enredos, sexo, muerte, conflictos generacionales, lenguaje vulgar, engaños… Si no pueden evitar que sus hijos vean teatro, al menos que sea un clásico, que enseñe en condiciones.

Llévenles a ver “Romeo y Julieta” de Shakespeare, que es muy famosa, pero en verso, así aprenden cosas cultas y evitamos versiones modernas. Es una historia de amor preciosa llena de intrigas que nada tiene que ver con los temas que plantea el teatro  contemporáneo, que eso es demasiado para sus pequeños. ¿Que los amantes mueren al final? Hombre, a ver, es que no hubiera pasado si les hubieran hecho caso a sus padres, que bien sabían ellos porqué se odiaban entre sí. Cuando el río suena, agua lleva. Es que Romeo y Julieta eran muy jóvenes para entender que el matrimonio de conveniencia era mucho mejor que el que se hace por amor, que los padres sabían que si se casaba con esta otra persona, vivirían más seguros y conservarían su estatus social. Vamos, que si les dejan casarse por amor, les hubiera tocado discutir con la familia del bando contrario, a ver cómo lo hacían: lo mejor evitar problemas. Y el fraile que sale y encima les ayuda… bueno, eso ni es un enviado de Dios ni es nada, ¡que los casa sin consentimiento paterno! Y así les va. La culpa del fraile, que no tenía que haber hecho eso.

Bueno, miren, mejor llévenles a ver “Hamlet”, que eso si es amor por un padre y va hasta dónde haga falta. Mata a alguna persona por el camino, pero es todo por amor a su padre, que no hay nada más bonito que honrar a un padre.

¿Un poco pequeños para ver tragedias? Pues toda la razón, mejor un cuento, que no hace daño a nadie. Prueben con “El sueño de una noche de verano”, que salen hadas, magia y unos chavales jóvenes que… bueno, tápenles los ojos y los oídos cuando salgan los cuatro protagonistas, que hacen intercambios de parejas un poco subiditos de tono. Pero por lo demás muy bien, eh. Todo clásicos de Shakespeare de hace cinco siglos, que antes no se hablaba de esos temas contemporáneos.

Y además este año es el 400 Aniversario de la muerte de Shakespeare, aprovechen para enseñarles a sus hijos valores de verdad en verso para que no los entiendan bien y, de paso, como también es el de Cervantes, leánse “El Quijote”.

Aunque claro, ustedes ya lo habrán leído entero, ¿no?

Lucy (III)

No. No había llegado hasta ahí para nada. La lluvia, el peso la ropa, su pelo empapado en agua, demasiados relámpagos y truenos. Lucy no tenía intención de abandonar. Dio media vuelta.

Quizá estuviera casada mañana y quizá no le volvería a ver nunca más, quizá no se acordara nunca de ella, pero ¿y todo lo anterior? Estaba claro lo que había que hacer.

Lucy llamó de nuevo a la puerta. Esta vez no tardó. Bajo el marco apareció él de nuevo, sin mediar palabra.

-Sólo hasta que pase la lluvia.

-De acuerdo, no tengo prisa.

-Yo tampoco.

Y con una gran sonrisa puramente cordial, la invitó a entrar mientras le ofrecía té caliente. Lucy miró una última vez al viento que azotaba la lluvia y las ramas antes de que se cerrase la puerta tras ella.

Había decidido empezar de cero.

Lucy (II)

El estruendo de los nudillos en la madera resonó en cada gota de lluvia. Lucy aguardó inmóvil, casi parecía una estatua inerte, cualquier movimiento por pequeño que fuera podría cambiar el curso de las cosas.

Esperó. Nada ocurría excepto la lluvia. Siguió esperando. Luego pensó en girar sobre sus pies e irse. No, Lucy, aguanta, lo estás haciendo muy bien. Un trueno. Un relámpago. Más lluvia. Aguanta, Lucy, sólo tienes que esperar.

Un click metálico. La puerta se abrió despacio… y ahí estaba él. Lucy esbozó un gran sonrisa e hinchó el pecho de felicidad.

 -Hola.

Él la miró como si no entendiera qué hacía ella ahí y Lucy sonrió todavía más.

– ¿Quién eres?

Un trueno. A lo lejos un rayó partió en dos un árbol, pero nadie se enteró. La ropa empapada y chorreante empezó a pesarle, el dolor de caminar en los pies se hizo patente, miles de gotas de lluvia caían por sus mejillas.

– Soy yo…

– Perdona, ¿te conozco?

Lucy abrió la boca para decir algo, pero no salió nada. Buscaba en su mirada algún tipo de reconocimiento, algún atisbo de memoria. Nada. Lucy giró sobre sus doloridos pies para marcharse.

– Puedes entrar hasta que pase el mal tiempo.

Lucy le miró por última vez. En sus ojos había preocupación, ayuda… pero seguía sin reconocerla. Sus pesadas piernas dieron en volver al camino y al poco oyó cerrar la puerta tras de sí.

Y siguió caminando.