Archivo de la etiqueta: lucha

Economía del lenguaje VS Inclusión en el lenguaje

Hacía mucho que no me pasaba por aquí para dejar mis pequeños ensayos y hoy es un buen día para hablar sobre un tema que -la verdad sea dicha- me ha traído siempre de cabeza dentro del mundo del Feminismo. Antes de que alguno sigáis leyendo, me gustaría decir un par de cosas:

  • Seáis feministas o no, os pido por favor que mantengáis la mente abierta a lo largo del articulillo.
  • La inclusión en el lenguaje surgió de la vida diaria: no sólo hay médicos, hay médicas (término que hace doce años sonaba extraño porque sólo se usaba como adjetivo, en plan “consultas médicas”, si había alguna mujer era “una médico), al igual que ya no es “una guerrero” porque la profesión era eminentemente masculina, sino que ya es “una guerrera” (que ahora os suena todo super normalizado pero no lo era, eh).
  • Y para los que os pille de nuevas:

Feminismo

  1. Principio de igualdad entre el hombre y la mujer.
  2.  Movimiento social y político (que no partidario) que lucha por la igualdad defendiendo los mismos derechos para la mujer que el hombre.

Una vez aclarado esto y sin ánimo de alargarlo más, procedo.

Esta semana tenía que quedar con un compañero del voluntariado al que no conocía todavía en persona para charlar y comentar cómo íbamos a preparar la presentación de un evento que tenemos a final de mes. El caso es que ambos queremos hacerlo ameno y lo suyo es darle algo de humor.

Uno de los ejemplos que puso -sin ningún ánimo de ofender y con buenas intenciones- fue sobre un monologuista que comenzó su discurso con “Bienvenidos y bienvenidas, todos y todas, hombres y mujeres… perdón, hombras y mujeros…” y que el público se rió y que por qué no hacíamos algo parecido. A medida que le iba escuchando, mis ganas de participar con él en el próximo evento iban disminuyendo, pero no hay nada como preguntar y dialogar para que las personas se entiendan. Le dije que a mí no me parecía gracioso y que era contraproducente para lo que – como él me confirmó- realmente quería expresar al hacer chiste sobre el lenguaje inclusivo, que era lo absurdo de alargarlo infinitamente. Estoy de acuerdo en que hubo un punto muy absurdo durante la lucha sobre el lenguaje inclusivo, pero pasaron varias cosas después: que evolucionó y se subsanó; que la manera de “humorizarlo” que había escogido dicho monologuista no había sido la adecuada. ¿Por qué? Porque no es lo mismo reírte de algo absurdo que llevarlo al absurdo. Lo primero es muy legítimo y se ha usado a lo largo de los tiempos, pero lo segundo, en la mayoría de los casos, se ha usado para desmerecer o desacreditar lo que se está llevando al absurdo; eso es exactamente lo que estaba haciendo el monologuista en cuestión: al llevarlo al absurdo, estaba desacreditando el lenguaje inclusivo, y teniendo en cuenta que queremos que el feminismo se tome en serio -porque es algo muy serio y todavía no está normalizada esa descripción que he puesto más arriba- ese tipo de humor no ayuda. Posiblemente, sin ningún tipo de mala intención igual que mi compañero, pero el efecto fue ese.

El caso es que no tenía tiempo ni ganas de explicarle todo esto a mi compañero porque teníamos cosas más urgentes de las que hablar (que no más importantes) y no quería empezar con mal pie, dado que insistía en su discurso en defensa de este señor que “sólo hacía humor”.

Así que le di vueltas a posteriori porque -como he dicho antes- es absurdo repetir lo mismo en ambos géneros  si no son palabras diferentes y se hace muy cansino alargar el discurso de esta manera. Y entonces recordé un tweet -creo que del señor Reverte- que recordó -esta vez acertadamente aunque no de la mejor forma- una cosa llamada economía del lenguaje. Y me jode admitirlo, pero en eso tenía razón. El lenguaje oral es rápido, se adapta a las circunstancias y solventa en el momento, ¿toda la vida el masculino se ha usado como genérico? Pues ya está. Se montó un revuelo con el tema del lenguaje -creo que por un discurso de Podemos, que quiso ser inclusivo y acabó siendo repetitivo- que no llegó a ningún consenso y ahí quedó a nivel popular.

Pero no está. Al aplicar en este caso la economía del lenguaje, no cargamos la inclusión, que es lo que venimos luchando desde hace un rato ya. ¿Y qué hicieron las feministas versadas? Buscar una solución, como siempre. Teníamos en nuestro haber noventero la maravillosa arroba, que comenzó a usarse sin problemas y el mundo no se quejó, veías tod@s y no pasaba nada, incluso era moderno. Sin embargo, las nuevas tecnologías avanzan y, al automatizarse, reconocían este símbolo y daban error o creaban hipervínculos innecesarios que llevaban a error -valga la redundancia-, por lo que poner la arroba como lenguaje inclusivo se perdió.

No sé a quién se le ocurrió tachar el género, pero eso fue exactamente lo que ocurrió con la aparición de la “x” como sustituta de la “o/a” y, además, aportando los géneros no binarios en esta ecuación. Personalmente, me pareció una opción muy válida y muy justa sabiendo la información que tenemos ahora sobre la diversidad de género y podría funcionar teniendo en cuenta el éxito de la arroba. El todxs se convirtió en algo popular, pero no tan popular como para traspasar barreras mediáticas, así que esto quedó entre lxs informadxs a nivel coloquial, aunque esté normalizado entre todxs lxs lectorxs y sea interpretable por cualquiera.

Con el problema que no contaban era con que esta “x” sólo era aplicable al lenguaje escrito. ¿Qué pasa con esto? Pues que, queridxs amigxs, el lenguaje oral sigue siendo el medio más rápido y popular de inclusión y ahí seguía sin ser cambiado. ¿Cómo pronuncias una “x” en todxs? No puedes. Entonces a otra mente privilegiada se le ocurrió una solución óptima: cambiar la “x” que rechazaba el género por la “e” que lo convertía todo en un género neutro. Lo cual no es nada descabellado, ya que hay un porcentaje considerable de idiomas que incluyen el género neutro en su lenguaje oral y escrito. Sin ir más lejos, el inglés tiene un pronombre sin género, el “it”, y todos sus plurales son neutros (we, you, they) y ahí han estado hasta ahora. Otros idiomas van más allá y tienen declinaciones en los adjetivos para referirse a algo neutro.

Así que alguna feminista en algún momento propuso: “Yo, Tú, Elle, Nosotres, Vosotres, Elles”; aplicándose a lo demás como todes, bienvenides, algunes, etc. Hasta ahora, ha sido la mejor idea como lenguaje inclusivo, ya que cubre el lenguaje oral y el escrito además de no quedarse en los géneros binarios. La pena es que ha tenido poca repercusión tras el rifirrafe del “todos y todas” (incluso sigue conviviendo con la “x”) y ahora, por la gracia de los machistas y unos cuantos rancios a los que los neologismos les parecen Satán -cuando nos hemos nutrido de ellos toda la vida para la evolución del lenguaje-, por haber llevado aquello al absurdo, el lenguaje inclusivo ha quedado desacreditado y nos cuesta ver que es una solución posible y una herramienta de inclusividad maravillosa para nuestro día a día.

Con todo esto quiero decir que el humor es maravilloso, pero hay que poner atención en hacer buen uso de él y tener en cuenta si sus efectos ayudan a lo que pretenden o no. Quizá si el monologuista hubiera dicho “Bienvenidos y bienvenidas, tod-equis-s, todes, hombres y mujeres, y no-binarias, perdón, no-binaries… uf, a ver si nos ponemos de acuerdo con esto del lenguaje inclusivo porque esto es un sinvivir”…

Pero igual es mucho pedir. Todavía.

Anuncios

Creencia.

Por lo visto se trata de creencia. De creer que hay algo más, algo por lo que merece la pena quedarse, algo por lo que merece la pena luchar, algo por lo que aguantar viento y marea, levantarte del enésimo golpe, resurgir de las cenizas para encararlo con otra perspectiva, algo por lo que mejorar y crecer.

Y te podrán decir muchas veces que no, que no es así, que estás haciendo un esfuerzo titánico en vano, que si pasado determinado tiempo sigue sin funcionar es porque no va a funcionar. Y que además te estás haciendo daño por el camino, que cada paso descuenta en vez de contar, que es un sinsentido total y absoluto, que es una idealización y que ya te caerás del guindo.

Y piensas que tienen razón. Que es una tontería, una batalla perdida, que no hay nada más allá y que una vez más estás solo.

Sin embargo, hay algo que… quizá… una luz pequeñita… en el fondo del pozo… detalles nimios… una corazonada de algo grande… como un destello azaroso de algo reflectante que cuelga… sigue llamando tu atención todavía…

Por lo visto, se trata de creencia.

No tengo nada que perder.

– Volvemos a encontrarnos, Victoria.

– Estaba deseando que llegara este momento.

Había perdido la cuenta de cuántas veces había tenido que enfrentarse a Victoria. Cuatro años regalándole derrotas la había dejado agotada, en cambio Victoria, a pesar de ellas, cada vez parecía más fuerte. Pero Ella cada vez, recibía más golpes. Cada vez, se volvía menos intocable. Cada vez, Victoria estaba más cerca de ganar. Y ahora Ella se sentía débil.

Victoria se movió rápida y certera, y Ella recibió el golpe en la boca del estómago. Luego otro en las costillas, y luego otro en la mandíbula, y luego uno que casi le revienta el ojo derecho. ¿Cómo era posible que ya no pudiera preverla? ¿Estaba perdiendo reflejos por el cansancio?

Ella se tambaleó, pero siguió en pie. Victoria cargó de nuevo contra ella. A la rodilla derecha. Al estómago de nuevo. A las lumbares. Posiblemente le había roto varios huesos del cuerpo, porque notaba todo su cuerpo entumecido por el dolor.

– Esta vez no me andaré con medias tintas. Soledad te da una última oportunidad, y esta vez es la definitiva.

– No voy a aceptar.

– Con todo lo que ha hecho por ti… deberías estar agradecida.

– No he aceptado hasta ahora y voy a seguir sin hacerlo.

– Eres patética. ¿Sabes todo lo rica que podrías llegar a ser? Tendrías éxito, podrías hacer lo que quisieras siempre que quisieras, llevar una vida plácida y sin agitaciones… Y lo único que tienes que hacer es trabajar para ella, ¿qué más quieres?

– Jamás.

– Muy bien. Las instrucciones han sido claras: “Si esta vez no acepta, no pienso esperar más. Mátala”.

Victoria sacó un machete de la funda de su cinturón, esta vez no se andaba con juegos. Ella se defendió con el suyo. Un golpe metálico, otro, y otro, y una rasgó el aire, y la otra le siguió, y las hojas volaban, y los filos rozaban sus ropas cada vez más cerca, y entonces sangre. Victoria tenía un gran tajo sangrante en su cara bonita. Ella apenas podía respirar.

– Siempre vuelves a por más, Victoria.- dijo Ella tratando de ganar aire.

– Las batallas perdidas no significan haber perdido la guerra.

– Pues parece que te gusta perder.

– Yo no tengo nada que perder.

– Igual que yo. Estamos solas en esto.

– Te equivocas. Ya sé por qué hasta ahora no he podido contigo. Siempre están todos ellos.

– ¿Quiénes?

– ¿Quiénes? ¡Mira a tu alrededor!

Ella giró lentamente su cabeza y miró. Ahí estaban. Un montón de almas que la miraban. Cargar con sus propios 21 gramos ya era bastante, no podía proteger más peso. Eso era. Había acumulado toda esa carga durante cuatro años, por eso ahora se sentía tan débil. Tenía mucho que perder.

– Pero me he dado cuenta de que no pueden hacer nada por ti.

– No, no pueden.

– Así que estamos tú y yo…

Victoria le dio un golpe seco en el cuello. Ella cayó de rodillas al suelo. Con el mango de su machete, Victoria le partió el labio. Ella estaba aturdida, apenas podía ver. Victoria tiró su machete lejos y se alejó muy despacio hacia atrás, mientras sacaba una pistola.

– Prefiero morir antes que trabajar para Soledad.

Victoria sonrió, cargó y apuntó a la cabeza.

– Adiós, Estela.

Un disparo cruzó el aire. El cuerpo inerte cayó a plomo sobre el suelo. Las almas se acercaron despacio. La miraron.

– Me da pena que acabe así.- dijo La Cambiaformas.

– Para mí ella sigue aquí.- dijo La Alegre.

– Yo nunca me he separado de ella.- dijo La Invisible.

– Ya no se preocupará nunca más.-dijo Él.

Victoria observaba con pánico la tranquilidad de las almas.

– ¡No importa lo que digáis! ¡Está muerta! –las almas se giraron lentamente para mirarla-  ¿No lo veis? ¡Ya no podéis hacer nada! ¿Por qué seguís ahí?

– Porque ahora nosotros somos su Victoria.

El Feminismo.

En respuesta a Rechazo el feminismo. :

“Te entiendo, pero para sentirte así no hace falta que seas hombre. Hace relativamente poco que me estoy informando sobre el feminismo, y la verdad es que yo misma tengo que medir las palabras muy bien para que no se me tiren al cuello. Y resulta que soy mujer.

Y entonces yo analizo: ¿por qué tengo que medir las palabras muy bien? ¿No debería sentirme libre decir mis pensamientos tal cuál son, sin tener que reelaborarlos para no meterme en problemas? ¿Debo ser feminista porque soy mujer? ¿Si no lo soy, entonces soy machista?

Y así hasta el infinito. Hay pocas cosas que tengo claras sobre ese tema, y desde luego no ha sido por la información que he ido acumulando sino por experiencia propia.

Qué triste decirlo, pero como mujer, el feminismo también me queda grande.”

 

No sabía como expresarlo, y ha sido comentando la entrada de este blog. No me siento libre para hablar de feminismo, esa es la realidad. Hay mujeres que hablan de la verdad absoluta sobre el feminismo, no sé si la tendrán o no, pero no me siento libre de poder hablar con ellas sobre el tema.

Eso me hace replantearme por enésima vez si el problema no está sólo en los hombres, sino en nosotras también. Y eso aún me da más pena que el machismo.